Evangelio del Día


Evangelio según San Lucas 12,35-38

reflexión

Quiero creer

Señor, a menudo mis amigos me dicen:

“No puedo creer. No veo a Dios.

Solo creo lo que veo y experimento.

Todo lo que vos crees es mera fantasía”



Tales afirmaciones me ponen inseguro

y con frecuencia no sé que contestar.

Porque también siento en mí la duda

de si es cierto todo lo que creo o solo es

algo que imagino para que me vaya mejor.

 

Jesús, tú no reprendiste a Tomás cuando dudaba.

Tú recompensaste su duda.

Él no solo pudo verte sino

también tocar tus heridas.



Eso lo llevó a una fe más profunda.

Y así pudo confesar. “ Señor mío y Dios mío” (Jn 20,28)

Haz que, más allá de todas las dudas,

te reconozca más y más: Señor mío y Dios mío.



Reina en mí y expulsa todos los falsos

señores de mi corazón: los señores del

dinero y el éxito, del reconocimiento y la confirmación ajena.



Sé tú mi Dios y libérame de los dioses

en pos de los cuáles corro con frecuencia.



Regalame como a Tomás, el contacto contigo

y tus llagas, para que en ellas

sienta el amor que murió por mí.



Entonces comprenderé lo que les

dijiste a tus amigos y lo que hoy me dices

a mí también: “Nadie tiene mayor amor

que el que da su vida por sus amigos” (Jn 15,13)




Anselm Grün

0