¿Qué espera Dios de mí?

Una vez al año se nos invita a algo esencial: esperar. Sin embargo, "vivimos en un mundo que nada sabe de esperas" (Javier Albisu). Aunque paradójicamente Dios lo espera todo de nosotros. 

 

Espera que en este Adviento llenemos de esperanza nuestro corazón y nos animemos a seguir el paso lento al cual Él camina. Espera que estemos dispuestos a dejarnos encontrar y llenar nuestros deseos más profundos. 

 

Espera de nosotros que le abramos nuestras almas y nos dejemos interpelar por las preguntas más hondas. Que nos encontremos con nuestros sentimientos, ansias y sueños. 

 

¿Qué espera Dios de mí en este Adviento? El amor la felicidad, que me arriesgue a dar el salto al vacío, hacia Él, hacia otras vidas. Espera que deje a un lado mis malos hábitos, que sea libre. Quizás espera que sueñe, que aprenda a creer en mi misma, que decida, que sane, que sonría y que ameEspera que aprenda de su espera y siga los pasos de su Santa Paciencia.

 

Dios podría esperar muchas cosas de mí en este tiempo, pero sólo espera que abra las puertas cerradas de mi alma, que deje mis miserias donde están y que intente acomodar algunas pajitas para allí sentarme a esperar. Dios espera de mí que en este tiempo me deje amar.

 

 

Fer Gigliotti

0