Evangelio del Día


Evangelio según san Mateo 25, 14-30

reflexión

San Expedito

19/04/2016 – Cada 19 de abril la Iglesia celebra a San Expedito, santo de la Causas Justas y Urgentes. Es contemporáneo de Santa Filomena, y su martirio ocurrió el 19 de Abril del año 303. Vivió a principios del siglo IV bajo el imperio de Diocleciano, emperador que años más tarde lo mandaría a matar. Era el comandante de una legión de soldados romanos.

 

Por orden del emperador Diocleciano, fue sacrificado en Melitene, sede de una de la Provincias Romanas en Armenia. Junto con él murieron sus compañeros de armas: Caio, Gálatas, Hermógenes, Aristónico y Rufo.    A pesar de ser un soldado romano, encargado de defender el Imperio de Roma, cierto día, la gracia de Dios tocó su corazón y se convirtió al Cristianismo.

 

Según dicen en el momento de la conversión un cuervo trató de persuadirlo que lo dejase para MAÑANA.    Como buen soldado, san Expedito reaccionó enérgicamente aplastando al cuervo diciendo repetidas veces HOY. No dejaré nada para MAÑANA, a partir de HOY seré cristiano.    San Expedito es reconocido por el Don para resolver necesidades urgentes pero también es Patrono de los Jóvenes, Socorro de los Estudiantes, Mediador en los Procesos y Juicios, Salud de los Enfermos, Protector en los Problemas de Familia, Laborales y Negocios, pudiendo ser invocado en otros casos.

 

 

Oración a San Expedito

 

San Expedito de causas justas y urgentes
socorreme en esta hora de aflicción y desesperación
intercedé por mi, junto a nuestro Señor Jesucristo,
Vos que sos el santo de los afligidos,
Vos que sos en el santo de los desesperados,
Vos que sos el santo de las causas urgentes,
protegeme, ayudadme, dame fuerza, coraje y serenidad.

Atendé a mi pedido: (hacer el pedido)

Ayudame a superar estas horas difíciles
protegeme de todos los que me puedan perjudicar.
Protegé a mi familia,
Atendé mi pedido con urgencia.
Devolveme la paz y la tranquilidad.
Seré agradecido por el resto de mi vida y
llevare tu nombre a todos para que tengan fe.

(rezar un Padrenuestro, un Avemaría y hacer la señal de la cruz)

Glorioso Mártir de Cristo,
protector de los casos urgentes,
humildemente te ruego me obtengas del Divino Corazón
de nuestro amadísimo Redentor
y de su madre Virgen María,
el pronto socorro de esta aflicción y necesidad en la que me hallo.

(…petición…)

Ruega a la inmaculada Virgen. María
que por los tormentos que su Divino Hijo sufrió
en Su Pasión y por los dolores que Ella padeció
en su maternal y virginal corazón,
me conceda el alivio de esta tribulación que padezco,
si conviene para la mayor honra y gloria de Dios y bien de mi alma.-

Amen

1