¡Dime qué esperas y te diré quién eres!

En el tiempo de Adviento hacemos más profundo nuestro deseo de salvación, de la venida de Dios y cumplimiento de sus promesas.

 

Somos invitados a rezar y profundizar en Su Palabra, a pedirle la gracia de convertirnos en el reflejo de la luz de Cristo, que en realidad es el mismo Cristo.

 

Adviento nos recuerda que tenemos que estar despiertos y expectantes para encontrar al Señor en nuestra vida. 

 

Algunas preguntas nos pueden ayudar a desperta en nosotros los deseos dorminos, la luz ensombresida por el pecado de la desidia y apatía:

 

¿Qué esperamos de la vida o a quién esperamos? ¿Por qué regalos o virtudes rezamos en este año? ¿Deseamos reconciliarnos en nuestras relaciones rotas? En medio de nuestras oscuridades, de nuestras tristezas y secretos, ¿qué sentido deseamos encontrar? ¿Cómo queremos vivir las promesas de nuestro Bautismo? ¿Qué cualidades de Jesús buscaremos para nuestras propias vidas en este Adviento?

 

Con frecuencia, las cosas, las cualidades, los regalos o las personas que buscamos y deseamos dicen mucho sobre quiénes somos realmente. ¡Dime qué esperas y te diré quién eres!

 

 

Fuente: Píldoras de Fe

0