Publicaciones Recientes

Evangelio según San Lucas 19,1-10

Evangelio según san Lucas 18, 35-43

Evangelio según san Mateo 25, 14-30

Evangelio según San Lucas 18,1-8

¿Te cuesta decir te quiero?

Evangelio del Día


Evangelio según San Lucas 17,26-37

reflexión

Evangelio según San Mateo 7,7-12

P Cristian Salomon | 09/03/2017 | 3.669 vistas

Jesús dijo a sus discípulos: Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá. ¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pez, le da una serpiente?

 

Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará cosas buenas a aquellos que se las pidan! Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas.

 

Palabra de Dios

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Hoy la palabra nos regala este fragmento del sermon del Monte, “Pidan y se les dará, llamen y se les abrirá... porque el que pide recibe y al que llama se le abre...Cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a quienes se lo pidan...”

 

Que bueno recordar y experimentar que Dios, es un Padrebueno, que siempre nos escucha, que siempre esta atento y que siempre nos dará aquel lo bueno que pidamos, y en el contexto de este tiempo, volver a la certeza de que la conversión es también una gracia que debemos pedir. Recordaba,la petición del salmista “Crea en mi Dios mío,un corazón puro, renueva la firmeza de mi espíritu” (Salmo51,12) y aquí está la cuestion, pedir a Dios un renovarnos interiormente, con la confianza del ser hijos, con la certeza de que seremos escuchados, con la alegría de ser sostenidosy auxiliados con su Gracia.

 

Sea cual sea tu situación, tu realidad, tu historia, Dios siempre te escucha como Padre Bueno, sea cual sea, Dios siempre puede renovarte. Solo depende de vos y de mi, que con corazón de hijos podamos pedir humilde y sinceramente su Auxilo, su Gracia.

 

A Dios rogando y con el maso dando, decimos generalmente, y e n nuestra vida de discipulos sucede lo mismo. Má s allá de que el don de la conversión y el perdón es mucho más grande, estamos también llamados a vivir aquello que pedimos, como nos termina diciendo la Palabra: “...Así entonces, traten a los demás, cómo quieren que ellos los traten austedes”

 

Todos queremos que nos escuchen, que Dios atienda mis pedidos, que el otro respete y valore mis derechos, que me tenga tolerancia, que sepa disculparme...y yo, escucho a los demás, a Dios? Soy tolerante, respeto, ayudo a mis semejantes?..tratar a los demás, Cómo Él, como Jesús me trata, una linda rutina para este día de entrenamiento cuaresmal...no te parece?

 

Padrenuestro,Padre Bueno,Crea en mi,un corazón puro, renueva la firmeza de mi espíritu.

 

Que tengas lindo día, Dios te bendiga.

 

 

 

0