Evangelio del Día


Evangelio según San Mateo 20,1-16a

reflexión

Evangelio según san Mateo 5, 38-42

P Javier Verdenelli | 19/06/2017 | 2.950 vistas

Jesús dijo a sus discípulos: Ustedes han oído que se dijo: "Ojo por ojo y diente por diente". Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra. Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él. Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado.

 



Palabra del Señor

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

El evangelio de hoy forma parte de una pequeña unidad literaria -desde Mt 5,17 hasta Mt 5,48- que describe como pasar de la antigua justicia de los fariseos (Mt 5,20) a la nueva justicia del Reino de Dios (Mt 5,48). Describe como subir la Montaña de las Bienaventuranzas, de donde Jesús anunció la nueva Ley del Amor.

 

El gran deseo de los fariseos era alcanzar la justicia, ser justo ante Dios. Es éste también el deseo de todos nosotros. Justo es aquel o aquella que consigue vivir allí donde Dios quiere que lo haga. Los fariseos se esforzaban para alcanzar la justicia a través de la observancia estricta de la Ley. Pensaban que era por el esfuerzo que podrían llegar hasta el lugar donde Dios los quería. Jesús toma postura ante esta práctica y anuncia que la nueva justicia tiene que superar la justicia de los fariseos (Mt 5,20). Ahora será hacer “voluntad de Padre” la meta a alcanzar.

 

Por eso, en el evangelio de hoy estamos casi llegando a la cima de la montaña. Falta poco. La cima está descrita con la frase: “sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo” (Mt 5,48). Busquemos profundamente llegar a este último grado que nos falta hasta la cima de la Montaña, de la que San Juan de la Cruz dice: “Aquí reinan el silencio y el amor”.

 

 

 

PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL

 

• ¿Has sentido alguna vez una rabia tan grande como para querer aplicar la venganza “ojo por ojo”, diente por diente”? ¿Cómo hacer para superarla?

 

• ¿Será que la convivencia comunitaria hoy en la iglesia favorece el tener en nosotros el amor creador que Jesús sugiere en el evangelio de hoy?

0