Evangelio según San Mateo 8,28-34

P David Pintos | P. David Pintos | 05/07/2017 | 1.543 vistas

Cuando Jesús llegó a la otra orilla, a la región de los gadarenos, fueron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros. Eran tan feroces, que nadie podía pasar por ese camino. 

 

Y comenzaron a gritar: "¿Que quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?" 

 

A cierta distancia había una gran piara de cerdos paciendo. 

 

Los demonios suplicaron a Jesús: "Si vas a expulsarnos, envíanos a esa piara". 

 

El les dijo: "Vayan". Ellos salieron y entraron en los cerdos: estos se precipitaron al mar desde lo alto del acantilado, y se ahogaron. 

 

Los cuidadores huyeron y fueron a la ciudad para llevar la noticia de todo lo que había sucedido con los endemoniados. 

 

Toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verlo, le rogaron que se fuera de su territorio. 

 

 

Palabra de Dios

 


 

P. David Pintos sacerdote de la Diócesis de San Ramón de la Nueva Orán 

 

Ante la presencia de Jesús los demonios huyen, en la presencia de Jesús los demonios son expulsados. Por eso es muy importante que sepamos esto, si en nuestras vidas queremos que el mal no esté acudamos siempre a Jesús. 

 

Parece simple lo que les digo, pero aunque no lo crean muchos de nosotros ante el mal nos quedamos quietos y es más antes de acudir a Dios le damos más poder al mal y le tememos.

 

Y al tener miedo nos paralizamos y no hacemos nada, no se hace nada como se ve en el Evangelio de Hoy, habían dos endemoniados y nadie hacía nada, estaban completamente excluido de la sociedad, una sociedad egoísta que antes de alegrarse por el bien de dos hermanos que Jesús había curado decidieron excluir a Dios al rogarle que se fuera de su territorio por estar enceguecidos por lo material, enceguecidos en el egoísmo, en el fondo enceguecidos por el demonio. En este momento podríamos preguntarnos si somos esa clase de persona. Qué me interesa más ¿el bien de las personas o sólo lo material? ¿soy una persona generosa? ¿pertenezco a esa sociedad materialista y egoísta que no le importa dejar excluida a las personas? ¿pertenezco a esta sociedad que deja de lado a Dios y lo excluye? Porque el mal que está en nuestra sociedad es el fiel reflejo de nuestros egoísmos.

 

Muchos de nosotros que creemos seguramente queremos que el mal no esté entre nosotros. Es por eso que tenemos que dejar entrar a Jesús en nuestras vidas, tenemos que dejar que Jesús entre a nuestros grupos, en nuestras comunidades y se afiance más. Tenemos que dejar que Jesús entre en nuestra sociedad. En la medida que cada uno de nosotros viva con Jesús, viva en la presencia de Dios el mal de nuestro alrededor será expulsada.

 

Aprendamos a vivir en la presencia de Jesús desde la oración, los sacramentos y sobre todo desde la generosidad. Que Jesús nos de la gracia de vivir siempre con él.
Que tengan una bendecida jornada.

0