Publicaciones más Votadas

Evangelio del Día


Evangelio según San Mateo 12,38-42

reflexión

Luis y Celia Martin, ejemplos de santidad matrimonial

Luis y Celia Martin fueron padres de nueve hijos, cinco de los cuales fueron llamados a la vida religiosa, incluyendo a la amada Santa Teresa de Lisieux y cuatro de ellos fueron llamados a la morada eterna del Padre en sus primeros años de vida.

Su ejemplo de santidad fue tan fuerte que es muy probable que muchos de sus hijos sean elevado a los altares para la veneración pública (por ejemplo, la causa de canonización de Leonia está en sus etapas iniciales)

Su ejemplo de santidad no podría haber llegado en mejor momento. La mejor parte de su ejemplo de amor conyugal consiste en que ellos eran tan humanos como nosotros y tuvieron que soportar muchas luchas para convertirse en santos. No fue fácil para ellos.

No solamente tuvieron que presenciar la muerte de hijo tras hijo en sus brazos, Celia, en particular experimentó mucho estrés al tratar de levantar a Leonia, la "niña problemática" de muy difícil temperamento. La situación resultó ser una cruz tan pesada que Celia escribiría luego:

"Bueno, ya no tengo ninguna esperanza de cambiar su naturaleza, se salvará por un milagro."

Al final, Leonia, luego de una serie de fallidos intentos de ingresar a la vida religiosa; en la que primero fue con las Clarisas, acabaría ingresando definitivamente en 1899 en la vida religiosa de la Visitación de Caen.

 

El hecho de que la causa de canonización de Leoina haya comenzado muestra que incluso en medio de las pruebas de disciplinar a una niña obstinada, Luis y Celia tuvieron éxito en la formación de una familia de santos.

Como resultado, Luis y Celia Martin, son grandes intercesores y ejemplos para todas las familias de los tiempos actuales.

Los necesitamos en nuestro mundo caído para ser faros de luz, mostrándonos todo lo que es el verdadero matrimonio.

Todos nosotros necesitamos su ejemplo para darnos esperanza de que podemos salvar el matrimonio del lodazal y enseñar a nuestros hijos, sin importar los obstinados que puedan ser, la verdad sobre el matrimonio.

 

¡Necesitamos santos casados! Esa es la forma más eficaz para preservar la santidad del matrimonio cuando la sociedad se desmorona.

 

 

Fuente: Catholic.net

0