El amor de Dios insiste

Nunca me he sentido preparado para las crisis. Creo que en realidad, nadie lo está.

En varios momentos de mi vida me he sentido frágil y sin saber hacia donde ir.

Pero lo que prevalece en esos momentos es la confianza.

Una confianza que se basa en el creer que Dios le da sentido a esa crisis.

 

Sé que Dios es testigo de mis caídas, de mis debilidades.

Creo tener plena certeza de que Dios me dice como en 2Cor 12, 9: "Te basta mi gracia...".

 

Pero se repiten una y otra vez aquellas situaciones de dolor, de angustia, de desolación.

Y ahí, sin previo aviso me veo en la nada, necesitado del todo que viene de Dios. 

 

Ha sido sin duda un tiempo difícil. Un repetir constante y con todas mis fuerzas: "Creo, Señor, pero

aumenta mi fe", aunque no siempre me salga, aunque no siempre tenga ganas. 

 

Lo cierto es que Dios no se cansa. Busca y rebusca el momento, el lugar y las personas que nos

pueden ayudar a encontrar aquello que algún día nos hacía vibrar.

 

Y al mismo tiempo nos regala el don de la libertad.

Y se siente con fuerza. Sobre todo cuando vemos que el volver o no, está en nuestras manos.

 

Yo lo experimenté hoy. En una desnuda banca de Iglesia.

Allí estaba, solo, pero al mismo tiempo acompañado;

Descubriendo que una vez más Dios insiste, en lo sencillo,

como un susurro, delicado, pero con fuerza.

Y te vuelve a insistir.

 

 Javier Navarrete Aspée.

1
  • Ha Oleada Joven le gusta esto
  • Oleada Joven
    Oleada Joven ¡Muchas gracias Javier por tu testimonio! Nos alienta en el camino a seguir confiando
    mié at 07:48