Evangelio del Día


Evangelio según San Lucas 12,35-38

reflexión

Ideas que Inspiran

¡Aumenta mi Fe!

¡Ponete en acción y generarás un cambio!

¿Cómo hacer realidad los sueños?

Francisco se emocionó al recibir al sacerdote secuestrado durante 18 meses por Isis

Tras su reciente liberación, el Padre Thomas Uzhunnalil, el sacerdote hindú que pasó 18 meses secuestrado por grupos yihadistas en Yemen, fue recibido por el Papa Francisco. El obispo de Roma se mostró visiblemente conmovido durante un encuentro personal que sostuvo con el sacerdote salesiano hindú que fue liberado el 12 de septiembre. 

 

Cuando Francisco entró a una sala de su residencia vaticana, la Casa Santa Marta, el religioso se tiró al piso para besarle los pies, pero el Pontífice lo levantó y le besó sus manos. 

 

El sacerdote Uzhunnalil, hindú y miembro de la congregación de los Salesianos de Don Bosco, fue secuestrado el 4 de marzo de 2016 en una casa para ancianos de las Misioneras de la Caridad, en Yemen. Durante el ataque, cometido por milicias adscritas al Estado Islámico, cuatro monjas y otras 12 personas fueron asesinadas. Tras meses de silencio, ansiosa búsqueda y rumores sobre su supuesta muerte, el cura salesiano fue liberado esta semana gracias al involucramiento del gobierno de Omán.

 

El padre Tom  confesó al Papa que rezó cada día por él, ofreciendo sus sufrimientos por su misión y por el bien de la Iglesia. Además, reveló que durante el secuestro no pudo decir misa, pero cada día repetía “en su corazón” las palabras del ritual.

 

Ahora el religioso, de 57 años, permanecerá en Roma para algunos análisis médicos, en la comunidad salesiana, aunque sus condiciones de salud son buenas porque durante el periodo de cautiverio no tuvo particulares problemas y “fue tratado bien”.

 

Originario de la región hindú de Kerala, el salesiano fue educado en la fe cristiana por su familia. Su tío Mateo, fallecido en 2015 y también salesiano, fundó la misión en Yemen. Al momento del secuestro, el religioso se encontraba desde hacía cuatro años en Yemen.

 

 

"Dios me puso de regreso a la misión" 

 

 

 

“Dios es grande, su amor es eterno. Su misericordia es infinita. Tiene un propósito para nuestras vidas y por lo que he pasado definitivamente tenía un propósito” comienza diciendo el P. Tom en un video que comenzó a circular por las redes.

 

El sacerdote aseguró que “he recibido las oraciones y el amor de todos ustedes en mi nombre ante nuestro Dios y Él últimamente ha respondido”. “Soy libre y estoy feliz y agradecido con Dios por cada uno de ustedes, por su amor, por preocuparse por mí, por sus oraciones. Que Dios bendiga a cada uno de ustedes y bendiga a todos aquellos que en Dios han hecho este día posible. Que Dios los bendiga junto con sus seres queridos”, expresó.

 

Rezamos por todos los hermanos cristianos perseguidos en todo el mundo. 

 

0