Evangelio del Día


Evangelio según san Marcos 1, 12-15

reflexión

Ideas que Inspiran

¡Aumenta mi Fe!

¡Ponete en acción y generarás un cambio!

¿Cómo hacer realidad los sueños?

Evangelio según San Marcos 8,14-21

P Raúl Gomez | 13/02/2018 | 1.140 vistas

Los discípulos se habían olvidado de llevar pan y no tenían más que un pan en la barca.


Jesús les hacía esta recomendación: "Estén atentos, cuídense de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes". Ellos discutían entre sí, porque no habían traído pan. Jesús se dio cuenta y les dijo: "¿A qué viene esa discusión porque no tienen pan? ¿Todavía no comprenden ni entienden? Ustedes tienen la mente enceguecida.


Tienen ojos y no ven, oídos y no oyen. ¿No recuerdan cuántas canastas llenas de sobras recogieron, cuando repartí cinco panes entre cinco mil personas?". Ellos le respondieron: "Doce". "Y cuando repartí siete panes entre cuatro mil personas, ¿cuántas canastas llenas de trozos recogieron?". Ellos le respondieron: "Siete". Entonces Jesús les dijo: "¿Todavía no comprenden?".

 

Palabra de Dios

 

 

 


 

P. Raúl Gómez sacerdote de la Diócesis de Mendoza

Nos encontramos en torno a la palabra del Señor, en este día el evangelio nos propone esta escena bíblica en donde los discípulos han olvidado de llevar pan en la barca y surge desde allí este dialogo; Jesús les dice que tengan cuidado de la levadura de los fariseos y Herodes, ellos piensan que Él se refiere al pan , pero Jesús se refería a aquellos que ponen la mirada en lo humano, ya que muchas veces lo humano está marcado por la línea del pecado. Pero también les dice una palabra fuerte "torpes" y los invita a recordar todo lo que sucedió en la multiplicación de los panes, cuando hizo el milagro del pan y los peces y todos comieron hasta saciarse, en una oportunidad juntaron 12 canastas y en la otra 7 canastas. Jesús se refiere con este evangelio que tenemos que poner la mirada en lo profundo , tenemos que saber que e luz y que no nos falta, con ÉL todo lo podemos y que el está siempre atento a saciar no sólo nuestro hambre material, sino también el espiritual. Que esta palabra sea para nosotros motivo de esperanza para recordar los momento en donde el Señor nos ha dado lo necesario, para que podamos permanecer en la fé, esperanza y caridad. Que el Señor en este día te ilumine y te de su alegría y paz.
0