El médico africano: Más igualdad, más amor

Empezó el finde y, como no podía ser de otra manera, te traigo otro film recomendado para pensar, reflexionar y, sobre todo, sentir. Si, este sábado , de lluvia y mucho frío de este lado del charco, lo arranqué con una peli que hace tiempo tenía en mi lista de pendientes de Netflix: El Médico africano. Se trata de un film frances donde el tópico principal es el racismo en los 70', en una campiña al norte de París. La vi sabiendo que se trataba de una época que ya ha quedado muy atrás pero inevitablemente pensé en las situaciones de discriminación, racismo y odio que existen aún hoy. La xenofobia es sólo uno de los problemas actuales entre las personas que provenimos de diferentes países. Ni hablar cuando nos referimos a las diferencias de credo, religión, ideología o cultura. Vivimos en una era de mucha intolerancia...

 

 

Esta peli no escapa de estos problemas pero demuestra que, claramente, el amor, el respeto y la dedicación siempre pueden más que el odio pero ¿De qué va? Bajo la dirección de Julien Rambaldi, esta comedia dramática narra la historia de Seyolo Zantoko, un joven recién graduado como médico en Francia, pero que es originario de Kinshasa, un pueblo africano. A pesar de sus estudios y sus valores, él y su familia se ven juzgados por su origen, como si provenir de un lugar u otro los hiciera más o menos personas. Todo epieza cuando acepta una vacante de médico rural en un pequeño pueblo francés. Cuando llega a Marly-Gomont, la gente tiene miedo porque nunca han visto a una persona de raza negra, pero Seyolo está decidido a luchar y hará todo lo posible para ganarse la confianza de los aldeanos.

 

 

 

El protagonista de este film es un claro ejemplo de perseverancia pues, a pesar de los prejuicios de los que es víctima, demuestra respeto y paciencia ante quienes no son capaces de tolerarle o de abrirse a su compañía. Poco a poco se acerca a estas personas, sus nuevos vecinos, pues no los juzga por sus actos, y reconoce que ellos simplemente no están acostumbrados o no son como él. Poco a poco demuestra que su fortaleza está en su amabilidad, su constancia y su respeto.

 

Claro, no todo es perfecto, y Seyolo deberá superar numerosos obstáculos para poder practicar su profesión con total libertad. Además, su familia cristiana, de clase media y africana, está dividida pues las aspiraciones de su esposa chocan desde el principio con las posibilidades reales que él tiene en Francia, sobre todo en esa aldea, donde nunca antes han visto a ningún negro. Sólo basta con ver el trailer:

Pues esta gran historia demuestra que, con manifestaciones que van desde el rechazo, el desprecio y las amenazas, hasta las agresiones y asesinatos, una de las formas más comunes de xenofobia es el racismo y que nada de esto está obsoleto, lamentablemente. Pero el cambio siempre empieza desde nuestro lugar, trabajando por un mundo más diverso, donde las diferentes voces son escuchadas con respeto y la expresión es el máximo derecho de todos. 

Si no te quieres perder este film, click aquí  para verlo y claro, déjanos tus comentarios. 



0