Publicaciones más Votadas

Evangelio del Día


Evangelio según san Mateo 9,9-13

reflexión

Ideas que Inspiran

¡Aumenta mi Fe!

¡Ponete en acción y generarás un cambio!

¿Cómo hacer realidad los sueños?

"No debemos desanimarnos cuando vemos nuestros límites"

12/03/2018 – El Papa Francisco, en el Ángelus de ayer,   invitó a que nuestro camino cuaresmal sea una experiencia de perdón, de acogida y de caridad.

 

“Nosotros no debemos desanimarnos cuando vemos nuestros límites, nuestros pecados, nuestras debilidades: Dios está ahí, Jesús está en la cruz para sanarnos. Este es el amor de Dios”, lo dijo el Papa Francisco antes de rezar la oración mariana del Ángelus del IV Domingo de Cuaresma, también conocido como Domingo “Laetare”, es decir, Domingo de la alegría.

 

En este IV Domingo de Cuaresma, señaló el Santo Padre, la antífona de ingreso de la liturgia eucarística nos invita a la alegría: “Alégrate, Jerusalén (…). Regocíjense los que estuvieron tristes para que exulten”. ¿Cuál es el motivo de esta alegría?, preguntó Francisco.” Es el gran amor de Dios hacia la humanidad”, respondió el Papa, tal como lo indica el Evangelio de hoy: “Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna” (Jn 3,16).

 

Estas palabras, pronunciadas por Jesús durante el coloquio con Nicodemo, afirma el Obispo de Roma, sintetizan un tema que está al centro del anuncio cristiano: incluso cuando la situación parece exasperada, Dios interviene, ofreciendo al hombre la salvación y el gozo. “Dios de hecho no está alejado, sino entra en la historia de la humanidad para animarla con su gracia y salvarla”.

 

Es por esto, puntualizó el Papa, que estamos llamados a escuchar este anuncio, rechazando la tentación de considerarnos seguros de nosotros mismos, de dejar de lado a Dios, pretendiendo una absoluta libertad de Él y de su Palabra.

 

“Cuando encontramos la valentía de reconocernos por aquello que somos nos damos cuenta de ser personas llamadas a confrontarnos con nuestra fragilidad y nuestros límites. Entonces puede suceder que caigamos en la angustia, la inquietud del mañana, el miedo a la enfermedad y a la muerte”. Esto, explicó el Papa, hace que tantas personas, buscando una vía de salida, toman a veces peligrosos atajos como por ejemplo el túnel de la droga o aquel de la superstición o de los dañinos rituales de magia.

 

En este sentido, precisó el Papa Francisco, nosotros tenemos la verdadera y gran esperanza en Dios Padre rico de misericordia, que nos ha donado a su Hijo para salvarnos y esta es nuestra alegría. “Nosotros no debemos desanimarnos cuando vemos nuestros límites, nuestros pecados, nuestras debilidades: Dios está ahí, Jesús está en la cruz para sanarnos. Este es el amor de Dios. Ver el crucifijo y decir dentro: ‘Dios me ama’. Es verdad, agrega el Papa, estan estos límites, estas debilidades, estos pecados, pero Él es más grande de los límites y de las debilidades, de los pecados”.

 

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco invitó a no olvidar que Dios es más grande de nuestras debilidades, de nuestras infidelidades, de nuestros pecados. Y tomemos de la mano al Señor miremos al crucificado y vayamos adelante.

 

María, Madre de misericordia, concluyó el Papa, nos ponga en el corazón la certeza de que somos amados por Dios. Esté cerca de nosotros en los momentos en los cuales nos sentimos solos y nos comunique los sentimientos de su Hijo Jesús, para que nuestro camino cuaresmal sea una experiencia de perdón, de acogida y de caridad.

 

 

Fuente: Vatican News

 

 

0