Evangelio del Día


Evangelio según San Lucas 11,42-46

reflexión

Francisco dijo a voluntarios jóvenes que "no entierren sus talentos"

Manos a la obra Rosario es una ONG compuesta por 300 jóvenes voluntarios e impulsada por la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis de Rosario. Hace 8 años que, durante un período en verano, realizan tareas voluntarias en diferentes barrios, referentes a sus profesiones que van desde odontología, abogacía, medicina, economía y más. 

 

En el mes de setiembre ellos le enviaron una carta al Papa Francisco contándole en qué consiste su labor.  ¡A principio del mes de abril recibieron la respuesta! Fracisco les agradeció y los invitó a que "Sigan así y luchen siempre para no enterrar sus talentos bajo la tierra del egoísmo, del beneficio o del éxito profesional."

 

A conitnuación te invitamos a ver el video que la ONG compartió a través de la red social Facebook:

 

 

 

 

 

 

La carta: 

 

Queridos jóvenes:

 

He recibido su carta en la que me cuentan del proyecto solidario que llevan a cabo. Gracias por haber compartido conmigo esta iniciativa, pero gracias sobretodo por haber salido de ustedes mismos y ponerse en camino del encuentro de las personas necesitadas para servirlas con sus talentos.

 

Para servir hay que vencer la tentación de la indiferencia, abriendo bien los ojos y el corazón para aprender a ver en el otro a una persona con dignidad y abriendo bien las manos para acercarse a ella con respeto y generosidad venciendo nuestro egoísmo y nuestro miedo al compromiso.

 

Me ha gustado esa expresión de ustedes, ver en el otro a un hermano que nos incita a compartir lo que somos dándonos por enteros. Sigan así y luchen siempre para no enterrar sus talentos bajo la tierra del egoísmo, del beneficio o del éxito profesional.

 

Rezo por ustedes y por todas las personas a las que se acercan para que sientan que en todo momento el amor del Señor que nos llamo a una vida de entera y de servicio. Les ruego también que no se olviden de rezar por mi que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide.

 

Coordinalmente, Francisco.

0