Evangelio según San Juan 6,16-21

P Gustavo Gatto | 14/04/2018 | 15.016 vistas

Al atardecer, sus discípulos bajaron a la orilla del mar y se embarcaron, para dirigirse a Cafarnaún, que está en la otra orilla. Ya era de noche y Jesús aún no se había reunido con ellos. El mar estaba agitado, porque soplaba un fuerte viento. Cuando habían remado unos cinco kilómetros, vieron a Jesús acercarse a la barca caminando sobre el agua, y tuvieron miedo. El les dijo: "Soy yo, no teman". Ellos quisieron subirlo a la barca, pero esta tocó tierra en seguida en el lugar adonde iban.

 

Palabra de Dios

 

 

 

 


P. Gustavo Gatto sacerdote de la Diócesis de Villa María

 

 

 

 

En este sábado 14 seguimos pidiéndole al Espíritu Santo que nos regale la gracia de creer en el poder de Cristo vivo , sobre el mal y la muerte. El evangelio de Juan nos presenta un pasaje de Jesús prepascual, que nosotros leemos a la luz de la Pascua.

 

Jesús, que camina sobre el mar que es signo del mal en la Biblia. Este Jesús vivo y resucitado tiene poder sobre el mal más racdical y más profundo. El poder de la resurrección es la capacidad de resurgir de las cenizas como dice el dicho: De poder enfrentar los problemas de la Vida los más profundos con la luz del resucitado.

 

Le pedimos al Señor , la gracia de creer. Creo Señor, que estás vivo. Creo Señor, que has vendido el pecado y la muerte.

 

¡Bendecido fin de Semana!

 

 

 

0