Evangelio del Día


Evangelio según San Lucas 12,13-21

reflexión

Ideas que Inspiran

¡Aumenta mi Fe!

¡Ponete en acción y generarás un cambio!

¿Cómo hacer realidad los sueños?

Evangelio según San Juan 16,16-20

P David Pintos | 10/05/2018 | 4.267 vistas

Jesús dijo a sus discípulos: "Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver". Entonces algunos de sus discípulos comentaban entre sí: "¿Qué significa esto que nos dice: 'Dentro de poco ya no me verán, y poco después, me volverán a ver'?. ¿Y que significa: 'Yo me voy al Padre'?".


Decían: "¿Qué es este poco de tiempo? No entendemos lo que quiere decir". Jesús se dio cuenta de que deseaban interrogarlo y les dijo: "Ustedes se preguntan entre sí qué significan mis palabras: 'Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver'. Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo."

 

 

Palabra de Dios

 

 

 

 


 

P. David Pintos

 

 

Jesús en el Evangelio de hoy nos invita a saber que la Fe en Él realmente consiste en saber su presencia está siempre con nosotros a pesar de que físicamente no lo veamos. A Jesús no lo vemos físicamente, lo podemos ver sólo con los ojos de la fe. Y llegar a madurar eso es un motivo de gran alegría, porque sabemos que no estamos solos, Jesús está conmigo, Jesús está con todos, Jesús está.


Cuando estamos tan acostumbrados a lo tangible o a lo físico nunca vamos a comprender. La presencia o el estar presente no se limita sólo a lo físico. Si nos limitamos a saber que la única forma de presencia es la física o material de seguro que viviremos angustiados y tristes. Y la verdad que me llama mucho la atención que muchos de los cristianos no maduran en esta verdad, siempre se limitan a lo físico, y cuando hay que hablar o dar testimonio de la esperanza no lo hacen porque los ojos no trascienden.


“Dentro de poco me volverán a ver” Vemos al Señor con los ojos de la fe. Jesús está con nosotros en todo momento, nunca estamos solos. Y el día que comprendamos de corazón esta verdad de fe, de seguro, como dice Jesús, “nuestra tristeza se convertirá en gozo”. Y esa presencia permanente de Jesús tenemos que llevarla a todos con alegría.


Que Jesús nos de la gracia de ser discípulos convencidos de su presencia entre nosotros y que la manifestemos con mucha, con mucha alegría a todos para convertir las tristezas en gozo. Esa será nuestra tarea del día de hoy, convertir las tristezas en gozos!!!

0