Publicaciones Recientes

El Amor

Vivir el presente colmándolo de AMOR

¡Con vos renovamos la historia!

Evangelio según San Marcos 9,41-50

Novedades Musica Catolica 23-05

Evangelio según san Marcos 16, 15-20

P Sebastián García | 13/05/2018 | 2.961 vistas

Jesús resucitado se apareció a los Once y les dijo: «Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará. Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán.»

 

Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios.Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

 

 

 

Palabra del Señor

 

 

 

 


 

P. Sebastián García

 

 

 

 

 

La Ascensión del Señor empieza a cerrar el tiempo Pascual y nos prepara para la fiesta de Pentecostés. Y creo que en el Evangelio hay una cosa definitiva: el pedido de Jesús, casi como un mandato a ser discípulos y a hacer nuevos discípulos.

 

Que Jesús “fuera llevado al cielo y esté sentado a la derecha de Dios” nos hace pensar en que la presencia de Jesús ya no será “como antes” para los discípulos. Ya no lo verán ni lo tocarán. Sin embrago su presencia estará vigente. Y mucho más: ¡Él estará con nosotros hasta el fin del mundo! Lo que nos pasa a nosotros es lo que les pasa a los apóstoles. Se sienten desconcertados porque parece que Jesús se les va y se quedan a la deriva. Sin embargo el poder de la Promesa de Jesús es más fuerte.

 

Siempre Jesús está con nosotros. Nunca se va a ir, porque no se fue nunca. Dios nunca nos ha dejado desamparados. Jesús no se hizo el zonzo y desapareció. Tenemos que volver una y otra vez a decirnos desde el fondo de nuestro corazón que nuestro Dios no es un Dios abandónico. Dios no abandona. Dios está siempre. Dios no se borra, ni de la historia, ni del mundo ni de mi vida. Dios es el Dios que permanece. Jesús es testimonio de que Dios tanto nos ama que se hace Pueblo, uno de los nuestros y camina con nosotros los mismos caminos de humanidad, dolor, sufrimiento, alegría y esperanza.

 

En este sentido tenemos que repensar la noción de pecado: el pecado no es que Dios se aleja de mí porque me porté mal. Casi al estilo infantil de dos niños de Jardín. En todo caso si peco soy yo el que abandona a Dios y se va. Pero aún en el pecado, Dios no se olvida de mí. Me sale al encuentro. Me busca. Me quiere llegar al corazón para que yo me dé cuenta de la macana que me acabo de mandar. Cuanto menos quiero yo tener que ver con Dios, Él quiere más tener que ver conmigo. Y no para que me arrastre por el piso para pedirle perdón. ¡Todo lo contrario! Su amor me levanta. Me dignifica. Me pone de pie. Dios no se ofusca conmigo porque pequé. Al contrario: me ama más y me busca más para dejarme reconciliar con Él y de ahí conmigo mismo y mis hermanos. Dios me devuelve libertad. Dios me hace digno. Dios me da alas para levantar vuelo y soñar mi vida a lo grande. No vale la pena creer en un Dios que me quiere postrado y solo, arrastrado en mi fracaso. ¡Dios no es así! Dios no abandona y nunca se va a arrepentir de ser Padre y nosotros sus hijos. Nunca va a abandonar. Ni siquiera en el pecado, en donde nos va a buscar más para reconciliarnos con Él.

 

De ahí que tenga entonces sentido el mandato de Jesús. Tiene que ver con volvernos nosotros discípulos misioneros, anunciadores de la Buena Noticia de Dios para el mundo. Contagiar el Espíritu de Jesús. Y entender de una buena vez y por todas que el sentido de nuestra vida y de la voluntad de Dios es que seamos cada día más libres para poder en todo amar y servir. No cerrar el corazón y compartir nuestra alegría con todos, especialmente aquellos que más les cuesta acercarse a Dios o necesitan redescubrir el sentido de su vida, o están solos y tristes o bajaron los brazos y se cansaron de luchar. Salir a comunicar que Dios vale la pena. Que la vida tiene sentido si la vivimos del lado del Corazón de Jesús, poniendo el corazón en todo lo que hacemos, sin calcular, sin miedos, sin estadísticas. Meternos de lleno en el barro y salir al encuentro de nuestros hermanos para compartir la vida. Meternos de lleno en el barro para ir adonde nadie quiere ir y hacer brillar la luz de la esperanza que nos da el creer en Jesús.

 

Jesús se queda en medio de nosotros. Busquemos su presencia en nuestro corazón, en la Iglesia, los sacramentos y en el amor a los hermanos. Y salgamos a anunciarlo. No con palabras. Con obras. Con gestos. Con hechos. Con ganas.

 

Hermano y hermana, que tengas un lindo domingo de Ascensión será si Dios quiere, hasta el próximo evangelio.

0