Evangelio del Día


Evangelio según san Mateo 20, 1-16a

reflexión

No estoy loca

Esta desopilante comedia cuenta la historia de Carolina (Paz Bascuñán) que tiene una vida perfecta, hasta que descubre que no puede tener hijos, el mismo día en que su esposo la deja por su mejor amiga, a quien acaba de dejar embarazada.
El quiebre emocional hará que Carolina pierda sus cabales, razón por la que es internada en una clínica psiquiátrica.

 

LA LOCA DE LA PELICULA

 

Carolina es una periodista exitosa pero frustrada por una vida monótona y entregada a los demás, postergándose a sí misma, hasta que su marido decide dejarla por su mejor amiga, el mismo día que su médico le confirma que es infértil. La pobre Carolina no logra ver una salida al desastre que es ahora su vida, sumergiéndose en el alcohol. Toca fondo cuando luego de un intento de suicidio, es internada en la Clínica Psiquiátrica Edén, de donde no saldrá hasta que deje de ser un peligro para sí misma y los demás, pese a que ella afirma que no está loca.
Después de varios intentos de escape no le queda otra que dejarse llevar por la terapia y entregarse a este nuevo “mundo” donde le toca vivir. Esto hace que no solo vaya descubriendo otras realidades sino descubriéndose a ella misma.

Entre situaciones cómica y extrañas la protagonista avanza no solo en los días sino también en su autodescubrimiento. Ese que la llevara a preguntarse de una vez por todas si todo aquello que le hizo daño valía la pena, si realmente todo lo que ella hacía, lo que ella vivía, era lo que ella quería.

 

 


DE LOCOS TODOS TENEMOS UN POCO

Cuando Carolina ingresa a la clínica, uno se pregunta, al igual que ella, si quizá todos a su alrededor están locos, incluyendo los cuerdos. Allí conoce a una variedad de pacientes, como una mujer bipolar, una chica borderline, y una mujer que tiene una fijación con oler axilas. Al principio, estos personajes emergen como simples caricaturas, pero al ir desarrollándose la película veremos el costado humano y profundo de estas enfermedades.

El vínculo que crea Carolina con estas personas se vuelve cercano, esto hace que compartan varias situaciones fuertes entre ellas, desde lo más divertido hasta los más triste. Este es un ejemplo claro de que para salir adelante sea donde sea necesitamos de otros.
Las charlas con su psiquiatra, a veces parecen absurdas, otras muy obvias, otras disparatadas, pero todas dejaran varias sensaciones picando dentro de Carolina como también dentro nuestro.
Al tiempo de estar dando vueltas junto a la protagonista por el “Eden” ya nos sentiremos parte, nos reiremos y nos emocionaremos, después de haberlo sentido como una cárcel saldremos de este con un mensaje optimista y esperanzador.


Animate a ver esta rara propuesta, una comedia agridulce donde quizás al comienzo entraremos como Carolina, pensando en que ese lugar está muy lejano a nuestra realidad, pero terminaremos dándonos cuenta que es más cercano de lo que pensamos.


Fuente: partes citadas de la critica de Esteban Andaur.

 

 

TRAILER:


BUSCA LA PELICULA EN
>NETFLIX<

0