Te confío mi alma

Señor Jesús, Tú conoces mi flacura y debilidad,

sabes con qué dificultades entro en la gruta oscura,

temblando mucho más que

Pedro al acudir a Ti caminando por las aguas

y hundirme en mis temores.

Poco, nada alcanzo con mi sola fuerza.

 

Necesito de Ti a cada instante,

en este duro navegar sobre el mar de la vida.

La oración constante me sostiene,

aunque a veces son pequeñas gotas de agua

las que caen en esa tierra seca de mi corazón.


Señor dame la gracia de una fe

que pueda mover montañas,

y partir las rocas de la apatía y el desgano,

la indiferencia y la limitación.


Enciéndeme en tu fuego Sagrado,

para que ardiendo intensamente

irradie tu poderosa luz y amor

a todos cuantos a mí se acerquen.

 


Sé por tu Palabra que una multitud

de pecados Tú perdonas a

un corazón lleno de amor.


Oh mi Dios y Señor,

concédeme esta gracia,

para que el desvelo de este

tiempo de prueba rinda el fruto necesario

para mi purificación y salvación.


Tú eres mi esperanza.

Que jamás deje yo de perseverar

en esta búsqueda de tu amor misericordioso.

Mira Señor que a Ti confío mi alma.


Amén.

0