Evangelio del Día


Evangelio según San Lucas 17,26-37

reflexión

Francisco invitó a purificar el corazón de la hipocresía y del legalismo

03/09/2018 - El Papa Francisco reflexionó en el Ángelus del primer domingo de septiembre sobre la autenticidad de nuestra obediencia a la Palabra de Dios y advierte del peligro de caer en la hipocresía y contaminarse por la vanidad, la codicia y el orgullo. 

 

Para ello, ha comentado el Evangelio según San Marcos, en el que los escribas y los fariseos – explica – acusan a los discípulos de Jesús de no seguir los preceptos rituales según las tradiciones e intentan afectar la fiabilidad y la autoridad de Jesús como Maestro.

 

Ante esto – continúa explicando el Papa – Jesús quiere sacudir a los escribas y fariseos del error en el que cayeron, es decir, derrocar la voluntad de Dios descuidando sus mandamientos para observar las tradiciones humanas. “La reacción de Jesús es severa” ha dicho el Papa,  “porque está en juego lo grande”: la verdad de la relación entre el hombre y Dios, la autenticidad de la vida religiosa.

 

El peligro de la hipocresía

 Francisco ha asegurado ante los fieles de la Plaza de San Pedro que también hoy el Señor nos invita “a huir de este peligro” en el que se da más importancia a la forma que a la sustancia y nos llama a reconocer, una y otra vez, “cuál es el verdadero centro de la experiencia de la fe, es decir, el amor de Dios y el amor al prójimo, purificándolo de la hipocresía del legalismo y del ritualismo”.

 

El Apóstol Santiago pide visitar a los huérfanos y a las viudas

 

Además, este pasaje del Evangelio según San Marcos se ve reforzado “por la voz del apóstol Santiago” - ha expresado el Papa – “quien nos dice cómo debe ser la verdadera religión: visitar a los huérfanos y a las viudas en el sufrimiento y no dejarse contaminar por este mundo”.

 

Y cuando dice "visitar a los huérfanos y a las viudas", Francisco ha puntualizado que significa “practicar la caridad hacia el prójimo”, algo que debe hacerse – ha señalado – “comenzando por los más necesitados, los más frágiles y los más marginales”.

 

También ha pedido “no dejarse contaminar por este mundo", detallando que esto no significa “aislarse y cerrarse a la realidad” sino “estar alerta para que nuestra forma de pensar y actuar no sea contaminada por la mentalidad mundana”, es decir, “por la vanidad, la codicia y el orgullo”.

 

 

No se debe escuchar la Palabra de Dios distraídos

 

Por último ha pedido “hacer un examen de conciencia” para ver cómo recibimos la Palabra de Dios. “El domingo la escuchamos en la Misa – ha dicho el Papa – pero si la escuchamos distraídos o superficialmente, no nos ayudará mucho”. Es por ello que ha pedido que “debemos dar la bienvenida a la Palabra con la mente y el corazón abiertos, como un buen terreno, para que se asimile y dé frutos en la vida concreta”. De esta manera, “la Palabra misma purifica nuestro corazón y nuestras acciones y nuestra relación con Dios y con los demás se libera de la hipocresía”.

0