Al mundo le hace falta amor

No soy profesor, al menos no todavía. Estoy estudiando Psicopedagogía pero aun me falta tiempo

para terminar. Lo que si puedo decir es que la experiencia me ha hecho sentir educador, esto desde

hace  ya casi un año cuando en el colegio donde trabajo me pidieron un reemplazo para religión

durante un semestre y luego este año dando la asignatura de Aprendizaje y Servicio a los

pequeños de 5° y 6° básico. También doy catequesis sacramental de comunión a los 4° básicos y

confirmación a los 2° medios. 

Decía que me siento educador, porque tengo la certeza que cuando uno se sumerge en este mundo

de la educación, en cualquier labor en la que se encuentre de algún modo u otro está educando.

Yo lo hago un tiempo en el aula, y también fuera de ella.

Sin duda a pesar de haber ido ganando un poco de experiencia, constantemente me siento 

desafiado. Estos tiempos están difíciles. Múltiples instituciones sancionadoras, padres más 

quejumbrosos de lo habitual, y como no mencionarlo, la realidad de los chicos de hoy.

Una realidad marcada por todos los distractores de este mundo, pantallas por mil, influencias,

todo los que respecta a la era digital que los saca de sus procesos y etapas y los hace conocer

más de la cuenta. A eso le sumamos todos los déficit, trastornos y demases a nivel de aprendizaje

y conducta. "Antes no era así" "Con una cachetada se pasaban todas las mañas" dicen las

personas adultas que vivieron otra época muy distinta de la educación. Y claro que era distinto.

Más vale no me pongo a pensar en lo de antes porque a mi me toca vivir el hoy.

Más que todo lo anterior que es bien conocido por la mayoría, lo que me motivó a escribir estas

líneas tiene que ver con otro aspecto. Otro de tipo de necesidades, más allá de lo intelectual.

Hoy durante una de mis clases, uno de los chicos se me acerca y me abrazó muy fuerte y con

cariño (en realidad siempre lo hace, no solo él, sino varios... son bastante cariñosos!). Pero

precisamente no fue el abrazo lo que más me impactó. Lo que más me causó impresión fue 

mirar la cara de este chiquito y que me dijiera con una tierna voz "papá". Puede ser una

tontera, un juego de niños o como sea. Yo, quien me considero alguien que no se muere por 

ser padre, este sencillo gesto removió una fibra en mi que me hizo pensar esto que estoy

escribiendo. Insisto, no con el deseo e impulso de querer ser papá. Al menos no por ahora.

Sino por algo aun más profundo y que me dejó pensando.

CUÁNTO AMOR HACE FALTA AL MUNDO! eso es lo que pensé, porque sin duda mirar la inocencia

de los pequeños es descubrir que ellos lo que dicen y hacen les brota del corazón, no como

algo superficial sino con toda la dulzura y transparencia de un niño que expresa aquello que 

siente sin miedo ni verguenza. Es pensar en todas las carencias que ellos viven día a día,

quizás en lo material lo tienen todo, pero cuánto afecto les falta!

Yo no sé cual es la realidad de este pequeño, entre todos los alumnos que tengo casi no me queda

el espacio para atender a la realidad de cada uno, aunque me gustaría! No sé si tiene o no papá,

cómo es su relación con él, entre otras cuantas preguntas que me surgen. Lo que sí estoy seguro

es que esto que puede resultar algo tan insignificante para cualquiera, para mí tiene un valor.

Quizás si tiene papá, no tiene ningún problema con él y yo estoy pensando más de la cuenta,

pero talvez vio algo en mí que le recordó a él, o se siente seguro de tener una figura paterna 

también en el colegio.

Este acto tan cargado de emocionalidad y sencillez me impulsa a seguir trabajando, a no decaer

cuando en su conjunto los pequeños me hacen salir canas o perder la paciencia. Me invita a seguir

viviendo el día a día como una misión, con mi entrega, mi alegría, y todos los dones que Dios 

me ha regalado, reconociéndome instrumento de Él, entregando amor al mundo, a mis hermanos,

a todos, sin distinción!

 

Javier Navarrete Aspée

 

Etiquetas ##misión #educador
0