Evangelio según San Juan 1,43-51

P Gustavo Gatto | 05/01/2019 | 383 vistas
Jesús resolvió partir hacia Galilea. Encontró a Felipe y le dijo: "Sígueme". Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro.
 
 
Felipe encontró a Natanael y le dijo: "Hemos hallado a aquel de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret".
 
 
Natanael le preguntó: "¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?". "Ven y verás", le dijo Felipe.
 
 
Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: "Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez".
 
 
"¿De dónde me conoces?", le preguntó Natanael. Jesús le respondió: "Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera".
 
 
Natanael le respondió: "Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel".
 
 
Jesús continuó: "Porque te dije: 'Te vi debajo de la higuera', crees . Verás cosas más grandes todavía".
 
 
Y agregó: "Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre."
 
 
 
Palabra de Dios
 

Padre Gustavo Gatto sacerdote de la Diócesis de Villa María
 
 
Seguimos escuchando los primeros capítulos del evangelio de Juan,  los primeros llamados de Jesús a sus discípulos, primeros encuentros de Jesús con aquellos que fueron sus Apóstoles. 
 
En estos encuentros se nos narra lo más maravilloso de la vida de la fe, es un Señor que nos busca, que nos llama por nuestro nombre que nos invita al seguimiento.  Y el es quién provoca la libertad de verlo, de tocarlo, experimentarlo y que nos da una misión nueva. Este llamado de Jesús siempre viene a través de una mediación de otro que ha escuchado primero el llamado, de otro que lo ha seguido a Jesús, que lo siguen y que nos provoca a nosotros también la de invitación de seguirlo.
 
Vemos a Felipe y Natanael y también vemos cómo el llamado de Jesús toca lo más profundo de la historia de la persona, hasta aquello que la persona no conoce de sí mismo. Por eso el Vaticano II nos enseña que el misterio de cada uno se termina de revelar y de conocer en el misterio de Jesús.  Conocerlo a Jesús es de lo más lindo que nos puede pasar en la vida.
 
Que tengas un hermoso fin de semana y fiesta de la epifanía
0