Ideas que Inspiran

¡Ponete en acción y generarás un cambio!

¿Cómo hacer realidad los sueños?

Mi travesía hacia la maestría del YOYO

Evangelio según San Lucas 21,29-33.

P Gustavo Gatto | 29/11/2013 | 3.141 vistas


Jesús hablando a sus discípulos acerca de su venida, les hizo esta comparación: "Miren lo que sucede con la higuera o con cualquier otro árbol. Cuando comienza a echar brotes, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el Reino de Dios está cerca.


Les aseguro que no pasará esta generación hasta que se cumpla todo esto.El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán."


Palabra de Dios




P. Gustavo Gatto Asesor de la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Villa María


 

¡Hola Queridos amigos y amigas de la Oleada Joven!

 

Ya se nos está terminando el año, y ya se nos termina el año litúrgico, ya en unos días comenzamos el adviento, este tiempo de preparación gozosa a la Navidad, y el evangelio de Jesús sigue con esta tonalidad escatológica del fin de los tiempos y una vez mas Jesús nos da otra máxima para nuestra vida, otro principio para el corazón, del que tenemos que recordar y vivir siempre.

 

Escuchen: -“El cielo y la Tierra pasaran, pero mis palabras no pasaran”. ¡Que grande Jesús! ¿No? Jesús es Dios, por eso tiene pretensiones de eternidad en nuestro corazón.

 

Nosotros podemos jugar con esta frase y decir: -las modas pasaran, las ideologías pasaran , mis caprichos pasaran, mis idas y venidas pasaran, mis problemas familiares pasaran, mis problemas de estudio pasaran, aquellas cosas que no resuelvo pasaran; pero la Palabra de Jesús, no pasaran nunca, ¡que fantástico! ¿No? Poder descubrir que cuando nosotros abrazamos en la Fe la palabra de Dios, estamos abrazamos algo novedoso pero a la vez tan firme, tan estable en el que podemos cimentar nuestra vida.

 

Nuestra vida ya no está sujeta a los vaivenes de la moda, de las ideologías, de los caprichos, de las locuras mías o ajenas. Sino que mi vida puede estar firme en la Palabra cariñosa y amorosa de Jesús. Ahí tenemos que poner el corazón, en las palabras amorosas, cariñosas, esperanzadoras de Jesús. “El cielo y la tierra pasaran, pero mis palabras no pasaran”, nos dice Jesús.

 

¡Que tengas una buena semana!

 



0