Evangelio del Día


Evangelio según San Juan 6,60-69

reflexión

Desde mis preguntas...

Aquí estoy, Señor,
doblado
como un signo
de interrogación
que espera la respuesta
al ritmo urgente
del deseo tan tirano.


Endereza mi pregunta
y hazla un signo vertical
de admiración agradecida.


Aquí estoy , Señor,
hueco como la palma de la mano,
hecho un cuenco
para recibir el agua sin demora.


Distiende mis dedos
de mendiga ansioso
en un ágil gesto
de baile y alabanza.


Aquí estoy, Señor,
curvado
como un anzuelo
que busca afilado
con su seguridad de acero
la presa tangible
como pago justo
a su esfuerzo tenso.


Ablanda mi rigidez
en el suave mecerse
del sedal sobre las olas.


Aquí estoy, Señor,
acogiendo tu don,
la alegría y la paz
de tu misterio.



Benjamín González Buelta, sj

0